Nutrición equilibrada para tu pequeño.

Similac_ArtículoProncipal

La transición a la comida sólida es una experiencia de aprendizaje tanto para ti como para tu pequeño. Con este cambio puede surgir la preocupación de que no reciba la nutrición adecuada.

Te compartimos algunos consejos para que puedas ayudar a tu hijo a hacer la transición a alimentos sólidos y así, asegurarte de que obtenga una nutrición equilibrada, que incluya las vitaminas y minerales necesarios para su desarrollo.

Asimismo, es importante que estés alerta con la introducción de alimentos diferentes a leche materna pues en algunas ocasiones se pueden detectar algunos signos de intolerancia o de alergia, para ello te recomendamos consultar a tu pediatra.

12 meses: Comiendo en familia

En el 1er año, tu hijo probablemente logrará comer en el mismo horario que toda tu familia, realizando tres comidas al día y dos o tres colaciones.

  • ¡Tu hijo está más cerca de tomar otras cosas diferentes a su leche! Desde los 9 meses de edad, le puedes empezar a dar líquidos en ½ taza aumentando gradualmente hasta una taza de 250 ml.
  • Es importante que coman juntos en familia y dale la oportunidad a tu hijo de alimentarse por sí mismo para que pueda experimentar las diferentes consistencias y cantidades de alimentos. Recuerda estar al pendiente en caso de que necesite apoyo.
  • Tu hijo decidirá la cantidad de alimento que quiera comer, recuerda que tú puedes escoger el cómo, cuándo y dónde. También, notarás la preferencia hacia algunos alimentos en comparación con otros, es probable que coma cantidades diferentes en cada día.

18 meses: Agrega bocados saludables

  • Continúa agregando nuevos alimentos en cantidades adecuadas. La recomendación es de ¾ de taza o plato de 250 ml.
  • En esta edad, los alimentos que le des a tu hij@ se asemejan mucho a los del resto de la familia, lo que cambia es la cantidad, cuya recomendación de número de comidas es de 3 a 4 comidas al día, con 1 ó 2 colaciones al día, dependiendo del apetito de tu hij@.
  • Puedes hacer bocados divertidos y nutritivos, algunas figuras visualmente atractivas. Asimismo, recuerda acompañar sus alimentos con agua natural.

24 meses: Elige sus favoritos e invítale nuevos alimentos

A menudo, los niños pequeños quieren comer los mismos alimentos varias veces. Mantén su horario de alimentación de tres comidas principales por día con uno o dos colaciones. Si tu hijo se rehúsa a comer en su primera comida, ¡no te desesperes! A esta edad, es normal. Recuerda que es importante que le des a probar todos los alimentos.

  • El apetito de los niños puede variar, esto es normal.
  • El tamaño de las porciones de comida para niños debe ser alrededor de ¾ de taza a una taza de 250 ml. Recuerda que esta transición debe ser gradual y a tolerancia de tu hij@.
  • Continúa ofreciendo una variedad de colores, texturas y sabores.

No olvides que en Abbott Laboratories© contamos con fórmulas infantiles que son adecuadas para los primeros años de vida, como SIMILAC® 3 ó SIMILAC TOTAL COMFORT® 2 que están dirigidas a niños de 1 a 3 años. Es muy importante que consultes con el médico o pediatra; ellos te indicarán la fórmula de nuestro portafolio que se adapte a las necesidades de tu hijo.

¿Cuándo comenzar a dar alimentos sólidos a tu pequeño?

Similac_Articulo_Alimentos_Solidos

La introducción de alimentos sólidos, conocida como alimentación complementaria, puede ser un momento divertido para ti y tu pequeño con tantos sabores y texturas que experimentar.

La transición de la lactancia materna exclusiva a la alimentación complementaria abarca generalmente desde los 6 meses de vida hasta los 18 ó 24 meses de edad. Ésta, debe introducirse en el momento adecuado, lo cual significa que tu pequeño deberá recibir gradualmente otros alimentos sólidos además de la leche materna a partir de los 6 meses de vida. Asimismo, debe ser suficiente, es decir, los alimentos deben tener consistencia y variedad adecuadas, y administrarse en cantidades y frecuencia apropiadas, sin abandonar la lactancia materna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los lactantes empiecen a recibir alimentos complementarios a partir de los 6 meses:
- Primero unas dos o tres veces al día entre los 6 y los 8 meses.
- Entre los 9 a 11 meses y los 12 a 24 meses, unas tres o cuatro veces al día, añadiéndoles aperitivos nutritivos una o dos veces al día, según se desee.

La alimentación complementaria óptima depende del cómo, cuándo, dónde y quién lo alimenta. Cada niño es diferente, tu hij@ te permitirá saber cuánto quiere comer, podrás notar preferencia hacia algunos alimentos en comparación con otros, por lo que es probable que coma cantidades diferentes en días diferentes.

¿Cómo puedes saber las cantidades y consistencias recomendadas de acuerdo a la edad de tu pequeño? A continuación, te compartimos algunos tipos que te servirán para logra una alimentación y nutrición óptima para tu pequeño.

Si tu pequeño tiene entre 6 a 8 meses de edad:

  • Puedes comenzar con 2 a 3 cucharadas por comida e ir incrementando gradualmente a ½ vaso o taza de 250 ml.
  • El número de comidas que se recomienda al día son de 2 a 3 comidas y, dependiendo del apetito del pequeño, se pueden ofrecer 1 a 2 colaciones.
  • La textura recomendada son papillas espesas o bien, alimentos bien aplastados.

Si tu pequeño tiene de 9 a 11 meses de edad:

  • Puedes continuar con ½ vaso o plato de 250 ml.
  • El número de comidas que se recomienda al día son de 3 a 4 comidas y, dependiendo del apetito del pequeño, se pueden ofrecer 1 a 2 colaciones.
  • La textura recomendada son alimentos finamente picados o aplastados y alimentos que el niño pueda agarrar con la mano.

Si tu pequeño tiene de 12 a 23 meses de edad:

  • Puedes continuar con ¾ vaso o plato de 250 ml.
  • El número de comidas que se recomienda al día son de 3 a 4 comidas y, dependiendo del apetito del pequeño, se pueden ofrecer 1 a 2 colaciones.
  • La textura recomendada son alimentos picados o, si es necesario, aplastados. Aquí ya puedes empezar a servirle alimentos que se asemejen a los platillos que consume el resto de la familia.

Además de conocer las cantidades de alimentos, también es importante que sepas cómo puedes empezar a introducir estos alimentos. El ingrediente central del alimento complementario es el básico local como cereal o frutas, que están constituidos de carbohidratos y, por lo tanto, aportan energía. No necesariamente debes empezar con un tipo de alimento en específico, puedes probar varios alimentos y siempre procurar variar la dieta de tu pequeño.

Cada día se deberá añadir una variedad de otros alimentos al alimento básico, con la finalidad de aportar otros nutrientes importantes para lograr un correcto crecimiento y desarrollo en el pequeño. Como las carnes, pollo, pescado, pues son fuente de hierro, zinc y proteína; el niño deberá recibir la parte sólida de estos alimentos y no solamente el jugo.

También podrás darle productos lácteos como leche, queso y yogurt que son buena fuente de calcio, proteína y vitaminas del complejo B. Otros alimentos como frijoles, lentejas, frutas, verduras, grasas y aceites saludables como aguacate, son indispensables para el desarrollo de tu pequeño.

Tu pequeño conforme esté creciendo, tendrá características con respecto a su desarrollo motriz que te permitirá saber si es el momento indicado para empezar con la introducción de alimentos sólidos, sin embargo, estas características siempre tendrán que ser evaluadas por su pediatra o por un profesional de la salud calificado. Algunas de estas características son la capacidad que tiene de mantenerse sentado, cuando agarra objetos tiene la capacidad de pasarlo de una mano a otra hasta lograr girar el cuerpo hacia los lados, gatea y puede mantenerse de pie, mejora la prensión de objetos, dice sílabas, responde a su nombre, entre muchas otras.

De preferencia aliméntalo con leche materna, o si tu pediatra lo recomienda, con fórmula Similac® 3 en cada comida. Es una parte importante de la dieta de tu hijo durante los primeros 12 meses.

Aunque todavía faltan algunos meses para que tu hijo logre hablar, encontrará la manera de comunicarse contigo. Por ello, debes prestar atención a las señales de alimentación de que realice durante la transición a alimentos sólidos.

Recuerda que en los primeros 12 meses de vida la leche materna sigue siendo la principal fuente de nutrición de tu bebé.

Disclaimer: La leche materna es lo mejor para el lactante y se recomienda por el mayor tiempo posible durante la infancia. El uso de fórmulas para lactantes debe hacerse únicamente bajo orientación médica por cualquier razón sanitaria fundada. La higiene y manejo adecuados son importantes cuando se prepare la fórmula, ya que el uso, preparación o método de alimentación inadecuados pueden ser perjudiciales para el lactante.

IDENTIFICA SUS MOLESTIAS

Arti¦üculo_5

Las molestias digestivas pueden ser frecuentes durante la infancia y casi todos los niños pequeños las padecen en algún momento de su vida.

Identificarlas para saber qué hacer es importante, así como consultar a un Profesional de la Salud a tiempo.

Los problemas digestivos más comunes son: cólicos, regurgitaciones, estreñimiento y producción excesiva de gases. La gran mayoría provoca dolor abdominal, pero no todos estos síntomas necesariamente desembocan en una enfermedad. Es importante, ante cualquier duda, consultar a un Profesional de la Salud.

En Similac 3 te compartimos esta serie de artículos para que aprendas más sobre la digestión de tu pequeño y sus problemas más comunes. ¡Toma nota!

¿DÓNDE COMPRAR?

5_Donde_Comprar_mob